Carlitos, tiene tan sólo nueve años de edad, y a diferencia de muchos niños, se levanta desde muy temprano para salir a trabajar y vender sus bolillos en las diferentes colonias de Coatzacoalcos.

Pues ayuda a su padre quien perdió la vista a causa de la diabetes.

“Ya casi 3 (años) vendiendo, porque mi papá es diabético y se inyecta insulina, por eso lo hice para ayudarlo”, expresó.

Su padre refiere, “de él sólo sale y me dijo yo quiero ayudarte papa porque me da miedo que quiera agarrarte un carro, como tiene 5 meses me caí de las escaleras que están acá”.

Sin embargo, elabora con ayuda de su familia los bolillos que Carlitos sale a vender, repartiéndose lo producido con su madre, quien también vende en otro sector de la ciudad.

Narra sobre su día a día, “a veces voy y otros días voy en camión por camión, de hecho, una vez me fui a Barrillas me subí en una lancha y me fui a Jicacal”

Un pantalón que apenas alcanza sus tobillos y una playera manga corta, cubren su cuerpo, que cargan una canasta con más de 20 bolillos diariamente.

El “niño bolillero”, como le conocen en la colonia Teresa Morales, donde actualmente vive, estudia el cuarto grado de primaria.

Debido a que la situación económica se complico para su familia, y no alcanzaba para sus uniformes, decidió vender también durante las tardes, saliendo de la escuela, pues acude en el turno vespertino.

Narran sus familiares, “se compró una playera en la cooperativa, que cuesta 150 pesos; nosotros le damos 20 pesos diario para que coma algo, pero de esos 20 pesos agarró 5 pesos y fue pagando, hasta que logro pagar su playera”.

Aunque le toquen días lluviosos, no se detiene y camina entre el charco, mojándose los pies pues trabaja en sandalias.

En días buenos, logra vender hasta 50 bolillos por turno, pero casi siempre comercializa cerca de 20.

Ahora está ahorrando para comprar su uniforme de educación física y unos zapatos para salir a vender

Sobre los nuevos aparatos tecnológicos que la mayoría de los niños desea, dice, “el celular no me hace falta, pero igual quiero uno; lo que sí me hace falta es uniforme, los tenis, los zapatos y unos para salir, porque solo tengo lo de la escuela”, concluyó.

Por marcaregistradanoticias

Somos un medio informativo desde Coatzacoalcos, Veracruz, México

Deja un comentario

error: Marca Registrada Noticias-marcaregistradanoticias@gmail.com