15 mayo, 2021

César Gómez/Marca Registrada

El aislamiento social convocado por los tres niveles de gobierno para evitar la propagación del Coronavirus, comienza a mermar actividades como la venta de abarrotes.

Tal es el caso de Alejandra López, quien piensa como le hará para pagar a sus proveedores de lácteos, pastas, enlatados y demás productos que expende en su tienda de abarrotes denominado “El Lencero”, donde las ventas se han desplomado hasta en un 70 por ciento.

La falta de clientes es evidente en la mayoría de las tiendas de Coatzacoalcos, ante la contingencia que se vive por la fase 2 del coronavirus.

“Acá venia la gente a cada ratito no estaba vacío siempre se veía lleno, acá siempre se mantienen lleno”, expresó la dama mientras no llega ninguna persona.

Accede a la entrevista pues dice que el falta de clientes se lo permite, toda vez que hace un mes se le amontonaban las personas en busca de refrescos, galletas, sabritas y productos de la canasta básica.

“Pues si le pensamos para comprar como puede observar porque hay mucho producto que no se vende”, afirmó.

SI CIERRAN NO TENDRÁN PARA COMER

Los anaqueles de metal y otros improvisados lucen llenos de latas de frijol, atún, arroz, frijol, sopa, azúcar, pues hace una semana adquirió productos con la esperanza de que su ventas mejoraran.

Nos dicen que por cada hora llegan menos de 5 personas a comprar y lo más solicitado como en todas partes son el cloro, los desinfectantes y jabón líquido.

Mientras acomoda el poco producto que tiene, doña Concepción Venegas Escobar, dice que esta en las mismas condiciones, ella es dueña de otra pequeña tienda desde hace 24 años, en los que asegura no le había ido tan mal.

A diferencia de Alejandra doña Conchita ya no quiso pedir más productos desde que comenzó la contingencia pues las ventas mermaron y no se quiso arriesgar a quedarse con todo el producto.

“Hay poca clientela por ese coronavirus, no nos esta yendo muy bien y pues no nos queda de otra, a veces vienen por refrescos por el calor y pues las amas de casa por jabón o lo que les haga falta de última hora, pero no como antes”, dijo la señora de casi 60 años.

Se niegan a cerrar pues aseguran que los abarrotes son su única fuente de ingreso.

*Venden sólo para pagar y medio comer *

Son pequeños negocios con más de 30 años de antigüedad y que a pesar de tener fuerte competencia de tiendas comerciales y conveniencia siguen sobreviviendo en las calles de la ciudad.

“De verdad que si esta dura la cosa, y pues ojalá que sigan viniendo a comprar porque no le miento joven estamos vendiendo poco”, afirmó.

Derivado de esta situación los responsables de las tiendas de abarrotes se han visto en la necesidad de disminuir la adquisición de productos con sus proveedores.

“No vendemos ni la mitad de lo que vendíamos antes, así que no tiene caso comprar más”, expresa la adulta con una cara de preocupación.

Esperan que esta contingencia pronto termine y que de nueva cuenta vecinos y clientes cercanos los visiten con normalidad.

error: D.R. Marca Registrada Noticias//Coatzacoalcos, Veracruz, México//marcaregistradaninforma@gmail.com
A %d blogueros les gusta esto: