Marca Claro/Marca Registrada Noticias

l Bayern Munich demostró que es el equipo que mejor juega desde que se reanudó la actividad futbolística tras el parón por la pandemia y este día confirmó su etiqueta como favorito para levantar la Champions League. En El Estadio Da Luz, los teutones se dieron un festín -por no decir un banquete- de goles frente a un Barcelona que está muy lejos de aquellas viejas glorias, a pesar de la presencia de Lionel Messi.

Apenas al 3′, el cuadro alemán puso las condiciones en las que se iba a llevar el encuentro. Thomas Müller, quien se convirtió en el jugador alemán con más partidos en Champions League, festejó esta marca con su primer gol de la noche.

Nadie le había avisado a los blaugranas que el partido ya había empezado, pero tres minutos después se encontraron con un contragolpe comandado por Jordi Alba, quien sacó un pase cruzado para Luis Suárez, y David Alaba intentó cortar el balón, pero en su afán por evitar el remate del uruguayo, desvió la esférica lo suficiente para techar a Neuer y poner el empate parcial.

Parecía que el Barcelona podría reaccionar, pero no fue así. Los blaugranas, apáticos desde el silbatazo inicial, volvieron a demostrar las carencias que han sufrido a lo largo de esta temporada. Un desastre total en todas sus líneas con un Lionel Messi desaparecido, algo que ya se está haciendo costumbre en estas instancias, y el Bayern no perdonó.

Al 21′, Ivan Perisic consiguió el 2-1 con un disparo cruzado, después de entrar completamente solo por su banda izquierda. Seis minutos después, Müller apareció de nuevo para marcar su segundo gol del encuentro y al 30′, los teutones se combinaron en ataque, otra vez ante la poca capacidad de reacción de la defensa culé, y Serge Gnabry puso el 4-1 con un disparo dentro del área.

Para el segundo tiempo, el Bayern Munich bajó la intensidad y el Barcelona se encontró su segundo gol al 57′, avivando las esperanzas de una posible remontada, pero los alemanes volvieron a pisar el acelerador y cinco minutos después, Alphonso Davies demostró por qué a sus 19 años está llamado a ser el mejor lateral izquierdo del mundo. El seleccionado canadiense tomó el balón por su banda, desbordó hasta línea de fondo dejando atrás a Nelson Semedo y simplemente retrasó para que Joshua Kimmich pusiera el 5-2.

Cuando todo parecía finiquitado apareció alguien que se había llevado los reflectores en la previa: Robert Lewandowski. El polaco marcó el sexto, pero lo peor estaba aún por venir. Philippe Coutinho entró de cambio y marcó un doblete, cumpliendo así la ley del ex y firmando, probablemente, la peor noche en la historia del Barcelona.

Ahora, el Bayern Munich esperará al ganador del Manchester City y el Olympique de Lyon, partido que se jugará mañana, pero este día se reafirmaron como los máximos favoritos para ganar esta Champions atípica, mientras que el Barcelona tendría que aceptar una reestructuración completa con la salida de varios integrantes del club, desde la parte directiva hasta los jugadores.

Por marcaregistradanoticias

Somos un medio informativo desde Coatzacoalcos, Veracruz, México

Deja un comentario

error: Marca Registrada Noticias-marcaregistradanoticias@gmail.com