30 noviembre, 2020

Tonantzin Zapata/Marca Registrada Noticias

20 horas pasaron a la deriva en altamar, sin agua y sin comida, el grupo de pescadores de Villa Allende que tripulaban la lancha “Ximena» que fue arrastrada por la corriente hasta mar adentro.  

Para Roberto Carlos Nishimura Juárez, tripulante de la embarcación, ese lapso fue difícil al pensar que había posibilidad de no regresar a su hogar.  

«Pensando de que ya no iba a regresar, espantado por mi familia, pero por una cierta parte una motivación porque te aferras más a la vida para regresar para acá. No llevamos agua ni comida, para pasar la noche es incómodo dormir en una lancha, te mueves, te mojas, te pican los mosquitos, los chaquistes y aparte se pone demasiado feo allá”, expresó.

La falla de la cuerda del motor originó que quedarán varados y terminaran a 30 millas de la congregación de Tonalá perteneciente al municipio de Agua Dulce, en donde fueron ubicados por el radar de la Secretaría de Marina, que colaboró en la búsqueda de los cuatro tripulantes. 

“Fue algo duro pero ya estamos aquí, fue pesado pero ya estamos aquí; la falla de la cuerda del motor, se enredó y no teníamos herramienta hasta hoy la pudimos sacar”, dijo. 

Los pescadores salieron a buscar las redes que habían dejado para capturar robalos cuando sucedió el incidente que no pasó a más y ellos se encuentran a salvo.

error: Marca Registrada Noticias-marcaregistradanoticias@gmail.com
A %d blogueros les gusta esto: