César Gómez/Marca Registrada Noticias

Todos los días, los alumnos del tercer grado del jardín de niños «Leona Vicario» de Coatzacoalcos son sorprendidos por un personaje animado o una superheroína. Es la maestra Jovita Rosas quien hace un esfuerzo mayor al de todos los docentes con tal de atraer la atención de sus alumnos, para enseñarles de forma divertida.

La sala de su hogar se ha convertido en un verdadero centro de juego y un salón interactivo que ella misma ha creado, en donde los colores se mezclan con las letras del abecedario y los muñecos de foamy y fieltro.

«Ahorita que nos encerró la pandemia a todos, me di cuenta de que los niños estaban estresados entonces esto es una manera de que ellos tengan un momento de desestrés con su maestra y con los niños en las videollamadas», responde la maestra al ser cuestionada sobre cómo surgió la idea de disfrazarse.

ELLA ELABORA SUS TRAJES Y MUÑECOS

Desde Batichica hasta Minie Mouse, pasando por la señora rana y doña gallina, Jovita pasa horas elaborando los trajes con una máquina de coser que se compró desde hace varios años. Además de todos los muñecos que ayudan a dar la clase, pues su creatividad no tiene límites.

«Todo el material didáctico que yo ocupo con los niños y mis trajes no te voy a negar si lleva tiempo hacerlo con mi máquina y pues es pegar, pero creo que es necesario hacerlo», manifiesta.

Una lámpara resalta los colores de sus vestuarios, que están muy bien hechos.

La maestra con 21 años impartiendo clases en este nivel, no pierde su ánimo por enseñar y llevar un momento de alegría a sus alumnos, en medio de esta pandemia del coronavirus.

«Primero me asomo a la videollamada y ellos están esperando para ver de qué vienen hoy la maestra y quien nos va a acompañar en la clase porque eso siempre les digo que alguien nos va a acompañar», asegura.

DURANTE HORAS SE LAS PASA CANTANDO Y ENSEÑANDO

Jovita es originaria de Alvarado y tienen 44 años que son superados por su buen humor, pues en su espacio que es único le da igual cantar, bailar y gritar con tal de hacer reír a los niños.

Lo que hace no lo ve como un esfuerzo sino como parte de un trabajo que disfruta día a día, enseñando a su grupo durante casi tres horas. Se ayuda de material visual y videos que ella graba.

«Creo que todos los maestros estamos trabajando de una u otra forma y debemos comprometernos con la educación, por eso le echamos ganas para que nuestros niños salgan adelante y no dejen de aprender. En mi caso, pasan los años y yo me siendo cada vez más motivada», expresa Jovita.

El tiempo que se pasa dando clases pide a sus hijos que no la interrumpan, pues dice que dar clases es algo especial y sus -niños- merecen toda su atención.

Letras, muñecos, figuras geométricas, y demás herramienta inundan su sala, que asegura es el lugar que ahora disfruta más que nunca, aun cuando gasta más que cuando impartía clases presenciales.

Sin duda, Jovita es ejemplo de maestra que aun cuando pocos se lo reconozcan, se da por bien servida con los halagos de sus alumnos:

«Es una satisfacción ver las caras de mis niños en las videollamadas, para mi es lo máximo y con eso me motivo a seguir haciéndolo, así que no se sorprendan si ven más personajes», finalizó.

Por marcaregistradanoticias

Somos un medio informativo desde Coatzacoalcos, Veracruz, México

Deja un comentario

error: Marca Registrada Noticias-marcaregistradanoticias@gmail.com