4 diciembre, 2020

La Jornada/Marca Registrada Noticias

El presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que la pérdida por la compra de la planta de fertilizantes a Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México, asciende a alrededor de mil millones de dólares, porque no sólo se compró a un sobreprecio de 200 millones de dólares, sino que se invirtieron alrededor de 500 millones para su reparación. 

Durante la conferencia de prensa matutina sostuvo que se trata de 23 mil millones de pesos de dinero del pueblo en una sola operación. Explicó que se ha puesto en marcha la planta, porque si se vende darían muy poco por ella y sería una irresponsabilidad abandonarla. Aseveró que hay problemas porque no se tiene el gas que se requiere para la elaboración del fertilizante. 

Dijo que sobre esta planta se debe pagar la reparación del daño, y el empresario Julio Villareal, que busca comprar la planta, “mandó a decir que si la adquiría él iba a hacerse cargo del pago por el sobreprecio, que iba a reparar el daño. Nos mandó preguntar si podríamos estar de acuerdo. Dijimos que sí, hasta se mencionó la posibilidad de pagar poco a poco, no a largo plazo”. 

Pero después dijo que no se hacía cargo de la reparación del daño. “Dije no hay problema, si no hay reparación del daño, el juicio debe continuar. No sabemos como va. La postura del gobierno es que no hay ningún trato mientras no devuelvan el dinero que recibieron de más de manera indebida por la venta de la planta de fertilizantes”. 

Recordó que en el tiempo de las privatizaciones “cuando (Carlos) Salinas decide entregar los bienes de la Nación a particulares. Bancos, minas, empresas. Entrega esta planta de fertilizantes, a uno de sus allegados, que fue hasta gobernador de Coahuila, (Rogelio) Montemayor. Luego él la entrega la planta de Fertimex al señor Ancira”.

El discurso era que había que privatizar porque el Estado era burocrático, obeso, corrupto. Con el paso del tiempo “el señor Ancira consideró que no era negocio tener la planta. La cierra. Pasan 16 años y deciden comprarla. Primero privatizadores, y de nuevo, estatistas. ¿Por qué esos bandazos? Por la corrupción. Entonces viene lo del Pacto por México y dicen vamos a producir fertilizante para apoyar a los campesinos y hacen la operación”.

También se refirió a que en el periodo del ex presidente Felipe Calderón, con el abogado Fernando Gómez Mont, que era funcionario de ese gobierno, “deciden comprar un rancho en Sinaloa en la orilla del mar, casi en los límites de Sinaloa con Nayarit, era un rancho de Antonio Toledo Corro, quien fue gobernador de Sinaloa”, para realizar un desarrollo turístico. Pagaron como cien millones de dólares por el terreno. En vez de invertir cerca del aeropuerto de Mazatlán, para ampliar, desarrollar turísticamente. “El terreno está refundido donde no hay aeropuerto”. Agregó que ese terreno no hay quien quiera comprarlo, “y si se vende, no van a pagarnos lo que costó: alrededor de cien millones de dólares”.

Dijo que también en el gobierno de Vicente Fox se vendió un terreno cerca del aeropuerto de Cancún de unas 200 hectáreas a 70 pesos el metro cuadrado.

error: Marca Registrada Noticias-marcaregistradanoticias@gmail.com
A %d blogueros les gusta esto: