12 junio, 2021

Fluvio Cesar Martínez/Marca Registrada Noticias

En abril pasado Itzel Dayana cumplió 16 años, una adolescente a la que sus familiares califican como cariñosa y muy dedicada a sus estudios. Soñaba con ser contadora por lo que no desperdiciaba cada minuto de clases, por lo que perdió su vida en Nanchital.

“Era una niña muy matada, llevaba muy buenas calificaciones en el segundo semestre de preparatoria, todo el tiempo agradecía por todo, era una niña muy cariñosa”, expresó con impotencia la señora Griselda Cisneros, tía de Itzel.

Segunda hija de un matrimonio, que vivía en la colonia San Regino donde fue asesinada. Su padre era mecánico y su madre se dedicaba a labores domésticas.

Itzel siempre fue apegada a su hermana mayor y su familia, quienes hoy lloran su partida.

Frente a su féretro, su tía narra con incredulidad como fue asesinada la tarde del jueves 3 de junio: primero abusaron sexualmente de ella y luego la asfixiaron.

“Le acaban de hablar como las 11:50 de la mañana y si respondió, después de media hora ya no respondió y mi cuñada espero otros veinte minutos y como no respondía le pidió a una vecina que la fuera a ver, y fue ahí cuando ella la encontró sin vida, como a las dos y tres de la tarde”, narró su tía.

Su tía lamenta que el día en que falleció pretendía invitarla a comer en su casa, quizá -la hubiese sábado-.

Que caiga el feminicida, exigen durante marcha

En punto de las 15:00 horas de este viernes 4 de junio y sin importar las altas temperaturas, decenas de mujeres en su mayoría, salieron a las calles de Nanchital para exigir justicia por este asesinato.

La consigna es clara: “Justicia para Itzel, que caída el feminicida”, exigiendo la aprensión del o los responsables de haberle arrebatado la vida a la joven de 16 años.

Familiares, amigos e integrantes del colectivo feminista local, marcharon desde la plazoleta del Bulevar López Portillo con dirección al palacio municipal de Nanchital. Ante un sol ponderante los gritos no cesaban.

Al frente del contingente iba el féretro con los restos de la adolescente y una lona en la que se leía la frase «No estamos todas nos falta Itzel Dayana». Era cargado por mujeres que estimaban a Itzel.

Las lágrimas y los gritos de impotencia fueron la constante en este movimiento pacifico. cientos de personas se unieron a la marcha ya que este nuevo hecho de violencia no solo irrumpió con los sueños de la joven, sino que le arrebató la tranquilidad al resto de la población.

“Ya basta de feminicidios, que el presidente la republica entienda que somos una vergüenza nacional, porque mataron a una inocente que no se metía con nadie, queremos justicia, justicia para Itzel y todas las mujeres asesinadas”, gritaba Daniela, prima de la victima mientras abrazaba su fotografía.

El palacio municipal retumbó al grito de «Itzel no está sola» y «Justicia para Itzel», una vez donde los familiares de la joven exigieron a la alcaldesa Zoila Balderas, estar presente y exigir de igual forma justicia y todo el peso de le Ley para el o los feminicidas.

“Yo quiero decirle a toda la opinión pública que el Gobierno de Nanchital se suma al reclamo de la familia”, expresó Gilberto Martínez Rodríguez, secretario del Ayuntamiento, luego de que la población exigiera la presencia de la edil.

Minutos después el contingente partió hacía la agencia del ministerio público donde concluyó la marcha.

Itzel es velada en la colonia San Miguel y este sábado será sepultada

Por petición de su madre, Itzel es velada en casa de su tía Griselda en la colonia San Miguel de este municipio; dos lonas fueron colocadas en la calle principal donde aguardan familiares amigos.

Tres coronas de flores y algunos ramos, acompañados de veladoras adornan el ataúd de una menor de edad, que hoy deja un dolor insuperable en sus padres y hermana.

“No podemos creer que una niña indefensa fue asesinada de esa manera”, dice un amigo de la familia, quien permanece sentado afuera.

En el sepelio se respira un ambiente de tristeza, -no es para menos- mataron a una adolescente aun por causas desconocidas.

La familia asegura que no tienen sospecha de alguien o de varias personas, por lo que se limitaron a exigir a las autoridades -que hagan su trabajo y den con el asesino-.

Itzel será sepultada este sábado 5 de junio por la mañana, junto a sus sueños de ser contadora y amar a su familia.

error: D.R. Marca Registrada Noticias//Coatzacoalcos, Veracruz, México//marcaregistradaninforma@gmail.com
A %d blogueros les gusta esto: