24 septiembre, 2021

Forbes México/Marca Registrada Noticias

A ocho meses de que se lleve a cabo la consulta popular de revocación del mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador, Eduardo Huchim, analista político, consideró que el mandatario hará una fuerte y riesgosa apuesta para medir el pulso de la ciudadanía sobre el ejercicio de su administración.

En entrevista con Forbes México, el escritor señaló que el jefe del Ejecutivo, en una campaña permanente, someterá al juicio ciudadano su popularidad en medio del embate, cada día más álgido de la oposición y grupos de interés, contra su proyecto de nación.

“Creo que ese hecho de someterse voluntaria e innecesariamente a una consulta sobre revocación del mandato es una apuesta muy peligrosa para el presidente porque él está suponiendo que su popularidad va a dar para todo y no necesariamente es así”, señaló.

Organismos ciudadanos como Alternativas por México, que dirige Gustavo de Hoyos Walther han anunciado públicamente su interés por organizar una ruta para que la consulta se lleve a cabo y se termine con la administración del tabasqueño.

Al respecto, Huchim advirtió que los mensajes contrarios a los logros del gobierno federal impactarán invariablemente en la ciudadanía lo cual puede reducir la popularidad del mandatario.

“Esta campaña también permanente de parte de grupos de interés y de la oposición, una campaña denostativa, en redes sociales sobretodo, pero también esta exhibición negativa de los asuntos gubernamentales sobretodo en la radio, va a tener su efecto”, comentó.

En su pasado informe de gobierno, con motivo de los 3 años de su triunfo electoral del 1 de julio de 2018, el presidente de la República presumió -con base en una encuesta levantada por la Secretaría de Gobernación (Segob)-, tener un respaldo de 72% para que continúe al frente de gobierno federal.

“Estamos bien calificados, pero aspiramos a convencer a más gente que lo mejor para todos es elevar a rango supremo la honestidad y hacer gala, sentirnos orgullosos, de la gran reserva de valores culturales, morales y espirituales que heredamos de nuestros antepasados”, enfatizó López Obrador durante su informe.

Sin embargo, en un nuevo estudio realizado por El Financiero-Bloomberg, el rechazo para que el tabasqueño concluya su periodo constitucional en octubre de 2024 aumentó 10 puntos porcentuales en junio, justo después de los comicios federales.

De acuerdo con el análisis demoscópico, que implicó una muestra de mil personas, 41% de los mexicanos avalaría la salida del presidente López Obrador respecto al 31% contabilizado en mayo.

El respaldo de la ciudadanía para que continúe en el cargo también se redujo, pues pasó del 59% al 54% para este mes.

“Es una apuesta riesgosa, no es fácil que pudieran tener una concurrencia que haga vinculatorio los resultados y luego un resultado negativo, pero suponer que va a tener una votación arrolladora no creo que eso ocurra”, sostuvo Huchim.

La vía para la revocación del mandato

  • Para que la consulta popular de revocación del mandato pueda ser invocada, la ciudadanía tendrá que organizarse y juntar alrededor de 3% de la lista nominal del Instituto Nacional Electoral (INE).
  • Es decir, para los pasados comicios electorales de junio 6, el INE registró 93 millones 439 mil 999 ciudadanos registrados, por lo que para hacer valida la petición de revocación se tendría que contar con el respaldo de cerca de 2 millones 790 mil ciudadanos de al menos 17 estados de la República.
  • Esta consulta sólo se podrá pedir una vez cada sexenio y tendrá que solicitarse durante los tres meses siguientes a la conclusión del tercer año de gobierno.
  • Para que la revocación del mandato sea vinculatoria, tendrá que contar con el respaldo de 40% de los ciudadanos inscritos en la lista nominal, es decir, poco más de 37 millones de votos.
  • Si la revocación procede, después de la calificación del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación TEPJF), será la presidencia de la Cámara de Diputados la que asuma el control del Poder Ejecutivo y en un plazo de 30 días deberá nombrar a un presidente interino que concluya el sexenio, es decir el 30 de septiembre de 2024.

Democracia participativa, herencia de la 4T: experta

Para Renata Turrent, consultora política, una de las herencias que dejará la presidencia de López Obrador es el paso de una democracia representativa al de una participativa.

Consideró que la aprobación del mandatario federal es sana, pese al embate de la pandemia y la jornada electoral, por lo que llegará con fuerza suficiente para afrontar el juicio de la ciudadanía.

“Yo creo que la consulta saldrá favorable, pero creo que lo que más emociona de la revocación del mandato es que si podemos pensar en una transformación y me dijeran cuál es la más profunda que se ha hecho en este sexenio es que transitamos de una democracia representativa a una participativa en un dos por tres”, expuso Turrent en entrevista con Forbes México.

De acuerdo con el Instituto Nacional Electoral (INE) para poder llevar a cabo este proceso democrático requerirá un presupuesto aproximado de 9 mil millones de pesos.

error: D.R. Marca Registrada Noticias//Coatzacoalcos, Veracruz, México//marcaregistradaninforma@gmail.com
A %d blogueros les gusta esto: