20 septiembre, 2021

Forbes México/Marca Registrada Noticias

No se han cumplido ni tres años de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y la carrera por la sucesión presidencial ya está en franca operación, aunque sus participantes nieguen estar pensando en Palacio Nacional para 2024.

“Tanto (Marcelo) Ebrard como Claudia (Sheinbaum) desde el primer día que asumieron responsabilidades sabían que todo lo que hicieran iba a ser juzgado a favor o en contra de esa posibilidad de la candidatura, pero nunca habíamos hablado de la candidatura hoy, tan prematuramente, pero el presidente ya mandó la señal informal”, expuso Javier Martín Reyes, politólogo del Centro de Investigación y Docencias Económicas (CIDE) en entrevista con Forbes México.

Fue el pasado 5 de julio cuando el mandatario federal mencionó a los funcionarios que laboran en su gabinete y que podrían encabezar los esfuerzos de su movimiento en la consolidación de la Cuarta Transformación.

“Primero hay que tomar en cuenta que es el pueblo quien va a decidir, ahora del flanco progresista liberal hay muchísimos como Claudia (Sheinbaum), Marcelo (Ebrard), Juan Ramón de la Fuente, Esteban Moctezuma, Tatiana Clouthier, Rocío Nahle, bueno muchísimos, afortunadamente hay relevo generacional”, afirmó el jefe del Ejecutivo federal.

Para el académico, la política mexicana vive un hecho inédito por la premura en la conversación pública sobre quién debe suceder al tabasqueño y que puede acarrear consecuencias más negativas que positivas.

“Me parece que es una decisión desafortunada que el presidente esté adelantando los tiempos”, lanzó Reyes.

“Tendría que ser propio partido político a través de sus procedimientos, a través de sus estatutos y sus normas internas el que en definitiva marque el paso”, señaló.

Hasta el momento, sólo el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum son los que acaparan los reflectores en la carrera por la sucesión presidencial.

“Las dos candidaturas más fuertes son de Ebrard y de Sheinbaum y si se hiciera una encuesta en Morena en términos metodológicos y siguiendo sus parámetros, la pelea sería entre esos dos y quizá Ricardo Monreal, pero eso puede cambiar porque falta mucho tiempo”, sostuvo Reyes.

En contraste, Renata Turrent, analista política, afirmó que el destape anticipado de los aspirantes presidenciales puede estar motivado para que sea la sociedad mexicana quien juzgue el trabajo que día a día realizan quienes desean participar en el proceso sucitorio.

“Los está poniendo a prueba (el presidente) sería mi otra lectura. Está destapándolos tan temprano para que ellos tengan dos años y medio para demostrar quiénes son, para que la gente pueda ver el desempeño de ambos en este tiempo”.

“Tanto al presidente como a ellos les conviene estar en el ojo del huracán para que la gente los conozca mucho más a fondo y sobretodo a la militancia que es la que va a elegir a los candidatos”, comentó Turrent en entrevista con Forbes México.

La analista consideró positivo que los aspirantes a la Presidencia de la República manifiesten abiertamente sus intenciones políticas, sin embargo, también coincidió en el riesgo que puede contraer la premura para suceder a López Obrador al advertir que todos los actos que realicen los funcionarios sean calificados como electorales.

De igual forma, señaló que el destape anticipado puede dañar los procesos internos que sigue el partido para la sucesión presidencial al confrontar a las partes.

“El matiz que yo le pondría es que de pronto toda la conversación pública o todos los temas que hoy son de administración pública o de gobernabilidad se acaben convirtiendo en temas electorales tan temprano porque falta todavía la mitad del sexenio”, advirtió.

Las ‘corcholatas’ que toman delantera rumbo a 2024

Marcelo Ebrard Casaubón

El canciller Marcelo Ebrard es quien ha alzado la voz formalmente para contender, en su momento, por la candidatura presidencial de Morena a la Presidencia de la República en 2024.

“Hay que agradecer al presidente que nos tome en cuenta”, lanzó el funcionario en la conferencia matutina del 13 de julio, tras revelarse que en una reunión con amigos y colaboradores cercanos manifestó su deseó de competir por la nominación presidencial.

“Por supuesto que cuando se den las normas y los tiempos y cuando eso llegue estemos preparados para participar de acuerdo con las reglas que en su momento se den”, sostuvo,.

El secretario de Relaciones Exteriores ha acompañado al tabasqueño desde que este era jefe de Gobierno del Distrito Federal en el 2000, siendo la secretaría de Seguridad Pública su encargo. No obstante, el linchamiento de dos policías en Tláhuac en noviembre de 2004 motivaron que el entonces presidente Vicente Fox lo destituyera.

De 2005 a 2006, Ebrard fungió como secretario de Desarrollo Social del Distrito Federal, plataforma que lo impulsó a la jefatura del Distrito Federal, año en el que López Obrador perdió su primera elección a la Presidencia.

Andrés Manuel López Obrador, Martí Batres y Marcelo Ebrard. REUTERS/Jorge Silva

Después salió del país durante el sexenio de Enrique Peña Nieto por las revelaciones sobre actos de corrupción de la Casa Blanca y la Línea 12 del Metro.

Tras ganar los comicios en 2018, el mandatario federal llamó a Ebrard Casaubón para encabezar sus esfuerzos en política exterior.

En su encargo como Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard ha tenido encomiendas como llevar las negociaciones del Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, así como negociar el retiro de aranceles por parte del gobierno de Donald Trump.

De igual forma, se le encomendó conseguir insumos médicos en el mundo para la contingencia sanitaria de Covid-19 en México así como la compra de vacunas.

El desplome de un tramo elevado de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México en mayo y que dejó 26 muertos, provocó que los reflectores volvieran a Ebrard, pero de manera negativa.

Según una encuesta realizada por El Financiero el 18 de mayo, la popularidad de Ebrard cayó 21 puntos porcentuales después de la tragedia al pasar de un 44% de aprobación a 23%. Mientras, las opiniones desfavorables para el canciller crecieron más de 20%: pasó de 20% en marzo a 43% en mayo.

Claudia Sheinbaum

Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, fue destapada por los militantes de Morena el pasado 1 de julio durante la celebración del partido por los 3 años del triunfo electoral de López Obrador.

“¡Presidenta! ¡Presidenta!”, clamó parte de la militancia morenista a Sheinbaum tras la derrota electoral del partido en la Ciudad de México el 6 de junio donde perdió 9 alcaldías.

Ayer, la funcionaria dijo estar concentrada en su trabajo como jefa de Gobierno; sin embargo, desde el 1 de julio su perfil se ha mantenido alto tanto que para la inauguración del Cablebús invitó a funcionarios federales y simpatizantes de Morena.

“A todos ellos y a quien quiera participar en su momento en la encuesta, en su momento, pues obviamente los respeto mucho y creo que cualquiera tiene derecho a participar en esta encuesta, sea parte del gobierno federal o no”, dijo la mandataria capitalina durante un evento alusivo a la caída de Tenochtitlán.

Sheinbaum también es una figura cercana al presidente López Obrador. Cuando este gobernó la capital, ella estuvo encargada de la Secretaría del Medio Ambiente; después fue la portavoz del tabasqueño en su primera campaña presidencial.

Claudia Sheinbaum y Andrés Manuel López Obrador. REUTERS/Daniel Aguilar

Cuando López Obrador perdió la campaña presidencial en el año 2006 y se instauró su “gobierno legítimo”, Sheinbaum formó parte de su gabinete como secretaria del Medio Ambiente.

Durante las primeras elecciones en las que participó Morena como partido político, en 2015, Sheinbaum obtuvo el triunfo como delegada en Tlalpan, cargo que ocupó hasta 2017 cuando renunció para contender por la jefatura de Gobierno.

Durante su gestión en Tlalpan, Sheinbaum fue señalada por el derrumbe del colegio Rébsamen producto del sismo del 19 de septiembre de 2017 y donde murieron 19 niños y 7 adultos.

En 2018, el subprocurador Guillermo Terán Pulido señaló que la entonces jefa delegacional de Tlalpan no tuvo responsabilidad en el caso, porque las construcciones ilegales del inmueble no corresponden a las atribuciones de los delegados.

Sin embargo, la tragedia no se despegaría de Sheinbaum durante su administración al frente de la Ciudad de México; en mayo, el colapso de la Línea 12 del Metro también golpeó la popularidad de la mandataria.

Tiempo después, este accidente también influyó en que Morena en la capital perdiera nueve alcaldías, en seis ya gobernaba desde el año 2018.

De acuerdo con la encuesta de El Financiero, la popularidad de Sheinbaum cayó 10 puntos porcentuales, es decir, de 45% obtenido en marzo pasó en mayo a 35%.

Ofrece Morena piso parejo

El senador Ricardo Monreal también ha sido uno de los morenistas que ha manifestado su deseo por participar en la contienda presidencial, no obstante, ante el destape en Palacio Nacional, el legislador se ha aventurado a pedir al partido, que dirige Mario Delgado, piso parejo.

“Ya lo dije, es una decisión que tomé hace tiempo, pero que en este momento es precipitado, no me voy a apresurar, voy a esperar la convocatoria que seguramente será en octubre de 2023’’, señaló Monreal.

Al respecto, Delgado Carrillo, ha afirmado, al calor de los destapes de los aspirantes que Morena optará por el método de encuesta abierta a la ciudadanía la elección de su candidato.

error: D.R. Marca Registrada Noticias//Coatzacoalcos, Veracruz, México//marcaregistradaninforma@gmail.com
A %d blogueros les gusta esto: