16 octubre, 2021

Fluvio Cesar Martínez/Marca Registrada Noticias

En mayo pasado Jorge decidió viajar desde Cosolecaque, Veracruz al municipio de Paraíso en el estado vecino de Tabasco, su reto era trabajar en la obra de construcción de la refinería de Dos Bocas, proyecto insignia de la actual administración federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador y a cargo de la secretaria de energía Rocío Nahle García.

Tras realizar algunas pruebas y presentar su documentación comenzó a trabajar para la compañía «ICA FLÚOR», una de las principales contratistas en este proyecto, fue asignado a una de las áreas donde se colocan las tuberías donde se trasladara la gasolina, armando las estructuras.

El veracruzano es padre de familia de un niño de 4 años, y asegura que es la primera vez que le toca vivir una trifulca en su centro de trabajo, argumentando que ha laborado para otras compañías en diferentes estados de la república mexicana como andamiero.

Después de cinco meses fue testigo del enfrentamiento entre sus compañeros de trabajo y elementos antimotines de la Secretaría de Seguridad Pública Ciudadana de Tabasco, esto luego de que encabezaron un paro de labores en demanda de mejores condiciones laborales.

Jorge asegura que hay un líder del movimiento al que identificó como Moisés Flores, quien dijo, encabezó la manifestación que el pasado martes se tornaba pacífica. De igual forma reconoció que no eran cinco mil los inconformes -pero si cientos de trabajadores-.

Por tirar una valla los policías nos dispararon

Antes de las siete horas de este miércoles 13 de octubre, Jorge y varios de sus compañeros, procedentes de Veracruz, Chiapas y Tabasco acudieron a la manifestación que se realizó en la portada dos de la refinería, dónde se construye el acceso principal.

Para sorpresa de los vestidos con casco y overol naranja, habían decenas de policías antimotines que les impidieron el acceso, dijo que colocaron vallas en este punto para que el contingente no avanzará.

«El problema comenzó cuando algunos de los trabajadores tiraron un andamio y se quisieron meter a la refinería, fue ahí cuando nos lanzaron el gas lacrimógeno a todos», narró a este medio.

El obrero de 28 años asegura que tras la rociada de gas, varios de sus compañeros comenzaron a correr por todas partes, algunos al suelo debido a que el gas llegó a sus ojos y no podían ver.

«Luego comenzaron a disparar los policías cabrones y lastimaron a varios, yo ví a una mujer herida y a un cuate de mi cuadrilla que le dieron en la panza con una de esas balas que lanzaban, ante eso lo que hice es correr hacia la carretera para ponerme a salvo, pues los polis no dejaban de echar gas y disparar», contó a detalle.

Por suerte Jorge logró ponerse a salvo, y se refugió en un cuarto que renta en el estado de Tabasco, cerca de la obra.

«Lo primero que hice fue lavarme los ojos y bañarme porque me ardía la cabeza, por tanto gas», afirmó.

Si hay carencias en ICA

Tras el enfrentamiento que se registró esta mañana, al menos seis trabajadores resultaron lesionados, entre ellos dos mujeres, víctimas de los disparos.

Horas después la secretaria de energía Rocío Nahle aseguraba que este pleito es por una disputa entre dos sindicatos que se quieren quedar con los contratos colectivos, asegurando que la empresa «ICA FLÚOR» si ha cumplido con los pagos y prestaciones.

Por el contrario, Jorge quien ya piensa regresar con su familia a su natal Cosolecaque, dijo que si hay carencias dentro de la empresa, pero lo que más les preocupa son los bajos salarios que se están pagando.

«Si nos pagan poco, porque en otras obras pagaban hasta 5 mil a la semana al andamiero y aqui es menos, además no hay tiempos extras que es lo que nos alivianar y para uno que no está en su tierra es más difícil porque de lo que ganamos tenemos que enviar la semana a la familia y quedarnos con algo para sobrevivir en la semana», detalló.

También señala que la comida que reciben de parte de la empresa no es buena, -incluso hay días en los que huele a descompuesta y no dan ganas de comer-, de igual forma hay un mal trato de parte de los jefes de área o trabajadores de confianza.

«Si nos dicen que si no queremos seguir que renunciemos, abusan de nuestras necesidades, por eso yo estoy pensando en renunciar», aseguro.

Para este jueves se espera que los trabajadores regresen a laborar de manera normal, aunque la zona permanece bajo resguardo de los elementos policíacos.

De las demandas de los trabajadores, no hay respuesta, por lo que no se sabe si está será la última manifestación en la obra que promete salva al país de la escazes de gasolina.

error: D.R. Marca Registrada Noticias//Coatzacoalcos, Veracruz, México//marcaregistradaninforma@gmail.com
A %d blogueros les gusta esto: