19 enero, 2022

Excélsior/Marca Registrada Noticias

Calles, banquetas y hasta puentes peatonales se han convertido en grandes salas de espera para derechohabientes del IMSS que necesitan una prueba covid-19, una consulta o hacer trámites de incapacidad.

El retrato de un IMSS que en la cuarta ola se desborda, NO por hospitalizaciones sino por una burocracia incapaz de resolver lo importante y lo urgente.

La mañana de ayer en el hospital 30 del IMSS en Iztacalco, cientos de personas buscaban una consulta.

A 20 minutos de ahí, en la clínica 31 en Iztapalapa, otros cientos se disputaban la reducida banqueta, entre garnachas y puestos ambulantes, formados en una sola fila para todo, sin importar el tipo de trámite, consulta o incapacidad; sin importar si son positivos a covid o no.

Una realidad ajena a los comunicados y conferencias, en donde la página para tramitar las incapacidades, habilitada según las autoridades desde la mañana de ayer, para los derechohabientes que estaban afuera de las clínicas resultó inoperante.   

Anotan turnos en la mano

Además, llama la atención cómo se están organizando las personas que se forman, como no hay un control de las autoridades del IMSS y hay un par de policías preventivos, que hacen las tareas de formar a la gente, los derechohabientes anotan su turno en el dorso de la mano y con eso supuestamente nadie se ve a meter a la fila.  

La mayoría de los derechohabientes se han quejado de que las citas y otros trámites como las incapacidades no las pueden realizar en internet.

error: D.R. Marca Registrada Noticias//Coatzacoalcos, Veracruz, México//marcaregistradaninforma@gmail.com
A %d blogueros les gusta esto: